Mi nuevo compañero

20 Jul

Con la que está cayendo, y este verano me ha tocado el cupón sin apostar por él. Para compensar y agradecer, procesiono cada noche por una veintena de quioscos de la ONCE en distintos puntos de la Comunidad de Madrid –muchos tan ignotos para mí, e incluso tan ajenos, como las Islas Molucas- dejándolos, o eso pretendo y me exigen mis nuevos jefes, como los chorros del oro.

Serán tres meses de viaje nocturno entre quiosco y quiosco. Ocho horas al volante de una furgoneta que estaciono cada poco para rendir culto a las capillitas de la suerte que brotan en cada esquina, a veces incluso a la vista unas de otras, como torretas de vigilancia de la ilusión de la clase obrera.

De momento he descubierto dos cosas: que manejar la raqueta con la que se limpian los cristales requiere una cierta destreza, pulso firme y las adecuadas herramientas –ahora comprendo los reproches de mi mujer cuando yo redistribuía enérgicamente con el trapo de la cocina la mugre sobre las ventanas- y que las experiencias vitales más impactantes nos aguardan a la vuelta de la esquina sin necesidad de nombrarlas con falsos gerundios en inglés.

Ejemplo: que el compañero con el que debes pasar toda la jornada de trabajo sea totalmente sordo. “No oigo nada. Cero”, me dijo cuando nos conocimos, con esa pronunciación tan característica y milagrosa que nace desde una voz cuyo propietario jamás conocerá.

Supongo que para él no será ninguna novedad relacionarse con alguien que oye con normalidad, pero para mí supone un impactante escenario que me exige readaptar mis códigos de comunicación más importantes. No es que no hablemos el mismo idioma, es que lo hacemos desde distintos sentidos. Por ejemplo, él me indica que he de torcer a izquierda, después de la glorieta, y yo le pregunto que si es por donde se mete aquel coche rojo. No me contesta, claro, porque he olvidado que esa información no la puedo obtener. De esta manera, el desarrollo de la gestualidad es mi primer asidero.

También vivo situaciones curiosas, como la del otro día, cuando dudé al elegir la calle por la que debía adentrarme y el conductor del autobús urbano que esperaba detrás tocó un claxon como la sirena de un trasatlántico. Pegué un respingo y lancé una maldición. De inmediato  busqué con la mirada la solidaridad de mi compañero. Le descubrí plácidamente ausente, mirando una familia que cruzaba por el paso de cebra.

En las horas en las que conduzco me pregunto cómo tiene que ser el mundo desde el silencio absoluto, y en el sobreesfuerzo que le debe de haber costado aprender a hablar con unos sonidos que no percibe, a relacionarse con un mundo lleno de palabras, sonidos, ruidos y avisos sonoros vedados para él. Y en ese momento veo que mi compañero cabecea al compás de un potente rock que emite la radio en ese momento. Le miro sorprendido, y él me aclara que siente la música por las vibraciones de los altavoces en su puerta. “Son los ACDC”, le explico, y él se encoge de hombros antes de seguir acompañando el ritmo con su cabeza. La vida es la hostia.

Anuncios

13 comentarios to “Mi nuevo compañero”

  1. Julio julio 21, 2013 a 6:07 pm #

    Creo que para todos los que te leemos, es una suerte que tu vida se llene de experiencias laborales y vitales, con mayúsculas. Y cierto, “¡la vida es la hostia!”.

    • ildefonsogarcia julio 21, 2013 a 10:05 pm #

      ¡Gracias, Julio, una vez más, por tu apoyo! Con lectores como tú es un placer escribir.

  2. Dama Azul (@damarosaazul) julio 22, 2013 a 3:55 pm #

    Qué voy a decir que no esté dicho, que sabes contar las cosas, que pones palabras a las experiencias de muchos, una desgracia la que vivimos, tenemos que cambiar esto y aquí una lectora más. Habrá que hacerse con ese libro tuyo. Nos vemos por aquí o por TW Un saludo Teresa

  3. Carmen julio 22, 2013 a 4:03 pm #

    Hola Ildefonso. Acabo de descubrir tu blog por medio de un amigo en común, Julio, (al que adoro desde que le conocí allá en la universidad. Hace muuuuuuuchos años). El caso es que me ha encantado y omo has descrito algo tan simple como el trabajo diario puede convertirse en una experiencia increible al lado de una persona sorda. Aquí tienes, a partir de ahora, una seguidora.

    • ildefonsogarcia julio 22, 2013 a 4:09 pm #

      Hola, Carmen. Me alegro de que te haya gustado el artículo, y me gusta aún más que seas amiga de Julio. Un beso y gracias por seguirme.

    • Julio julio 23, 2013 a 1:32 pm #

      Carmen!!!! Qué placerazo encontrarnos en el magnífico blog de Ilde. Cuidado, ¡que engancha!. Escribe poco, como tú en tu blog (http://karrivero.blogspot.com.es/), pero ya verás qué sutileza, qué dulzura o que mala uva…, depende del día, jejeje

      • Carmen julio 23, 2013 a 6:53 pm #

        Jajajaj, Julio, no todo va a ser color de rosa. Tambien hay días que una/uno es un poco hidra. Estamos en nuestro derecho ¿Verdad Ilde?

      • ildefonsogarcia julio 24, 2013 a 3:36 am #

        Carmen, no sólo estamos en nuestro derecho de tener esos días de ira, sino incluso en la obligación, je. Besos

  4. oskaraco julio 23, 2013 a 10:51 am #

    Otra foto genial de las tuyas de nuevo y desconocido destino laboral. Me alegra saber que al menos has dejado de ser un número en el trabajo.

    Un abrazo,

  5. Mariano julio 26, 2013 a 4:02 pm #

    Grande hermano!!!… como siempre, con tus escritos nos tocas la fibra sensible y eso es bueno, muy bueno… con los tiempos que corren en esta sociedad anestesiada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tienes mi palabra

Aunque esté todo perdido...

Buongiorno Coco!

Ideas, Looks, Coco tips, Mi mundo y más...

Mis desesperiencias

Aunque esté todo perdido...

Pollock of Light

Twitter: @lluisbusse

enero11

Literatura para romper el tiempo.

¥en

La vida es tirar una moneda al aire y antes de que caiga saber lo que quieres que salga.

RIOJANDO

Beberse la vida como si fuera un reserva

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

El bosque silencioso

Es el blog literario de Antonio Pavón Leal

incendios de nieve y calor

esto, trata de mi...

solgarcia15

A fine WordPress.com site

el justo miedo

el blog de Miguel Ors Villarejo

Caballitos de Troya

Otro sitio más de WordPress.com

9:30 | Están todos vivos

Por Miguel Máiquez

Tienes mi palabra

Aunque esté todo perdido...

Buongiorno Coco!

Ideas, Looks, Coco tips, Mi mundo y más...

Mis desesperiencias

Aunque esté todo perdido...

Pollock of Light

Twitter: @lluisbusse

enero11

Literatura para romper el tiempo.

¥en

La vida es tirar una moneda al aire y antes de que caiga saber lo que quieres que salga.

RIOJANDO

Beberse la vida como si fuera un reserva

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

El bosque silencioso

Es el blog literario de Antonio Pavón Leal

incendios de nieve y calor

esto, trata de mi...

solgarcia15

A fine WordPress.com site

el justo miedo

el blog de Miguel Ors Villarejo

Caballitos de Troya

Otro sitio más de WordPress.com

9:30 | Están todos vivos

Por Miguel Máiquez

A %d blogueros les gusta esto: