Me quito del cine

4 Feb

JOHN WAYNE

Lo peor de que a uno le vaya mal es descubrir que ya antes de que las cosas se torcieran casi todo lo que te rodeaba era una mierda. O no. O serán las defensas bajas en estos días grises de mitad de travesía del invierno. La verdad, lo reconozco, es que probablemente sea yo el que conduzca en sentido contrario de la autovida ésta, tan llena de peajes que me empeño bobamente en sortear con más pena que gloria. Pero no me juzguen con tanta severidad: en realidad me considero tan solo un toxicómano sin remedio.

Qué pena de cine, cuánto daño ha causado a los tontos que desde nuestra infancia nos dejamos convencer, con la boca y los ojos abiertos y el entendimiento emborrascado, por aquellos personajes que interpretaban Wayne, Bogart, Cooper, Hepburn y otros peligrosísimos agentes subversivos contra el sentido común, camellos que te pasaban irrealidad a doscientas pelas en la oscuridad de una sala perfumada por ambientador barato. Menos mal que a la salida del Lisboa o el Extremadura te esperaban los curas y compañeros del colegio, las miserias vecinales y otras lecciones de vida, para que no te despegaras demasiado del suelo.

El otro día se murió Philip Seymour Hoffman, otro de esos extirpadores de raciocinio a los que me refiero. Lo mató la heroína –otro nombre subversivo, como lo de llamar estrellas a esos delincuentes de celuloide (bueno, ya no sé en qué material se fabricará esa droga que llaman séptimo arte). Yo pensaba que eso de morirse con la aguja puesta era ya cosa de los infames años ochenta, cuando en mi barrio madrileño de extrarradio esta droga arrasó a toda una generación de chavales que crecieron de niños a yonquis y luego a cadáveres. Así, casi sin transición. Pero ya ven que no.

El caso es que el pobre Seymour –si alguien escribe o dice eso de “el pobre” antes de tu nombre es que estás bien jodido- ya no nos pasará más el chute de sus interpretaciones. Un estilizador del dolor menos al que temer, menos mal. Creo recordar que fue Fernando Trueba el que definió una vez la vida como “una película mal montada”. La frase es buena, desde luego, como no podía ser menos proviniendo de otro de esos flautistas virtuosos que nos embaucan al son de sus fotogramas (¿existen todavía los fotogramas?). Pues no, señor Trueba, que sepa que reconocemos su mercancía y sus objetivos, porque son precisamente las películas las que nos han desmontado a muchos el juicio, como muchos siglos antes le ocurrió al pobre Alonso Quijano con aquellas novelas de caballerías que le secaron la sesera.

Pero voy a luchar por rehabilitarme y dejar de ver gigantes donde sólo hay molinos. Prometo ser fuerte, y para empezar me propongo aceptar mañana un nuevo trabajo para que el estoy convocado. Ya me han dicho que el sueldo será bajo, pero que no me aburriré, ni siquiera los fines de semana. Apartaos, Duque Wayne, Bogart, Cooper y Hepburn, que tanto daño me habéis hecho. Al fin y al cabo son sólo molinos, tampoco hay que ponerse así. Y la vida son cuatro días. Que se lo digan a Philip.

Anuncios

6 comentarios to “Me quito del cine”

  1. carol febrero 4, 2014 a 11:18 am #

    Por no hablar de otra fuente del dolor: los cómics y ese dañino Capitán Trueno….en fin tu lema y que no decaiga: aunque esté todo perdido…….

  2. Julio febrero 4, 2014 a 12:22 pm #

    No sé si la solución es quitarse del cine. Quizá esta rehabilitación lleva a lo mismo que dejar de echar una pizca de sal a las comidas: comes, pero como con desprecio (como diría Gila…, otro que tal baila-ba).
    ¡Pardiez!, el cine es culpable, ¡de eso no hay duda!; pero yo prefiero el “qué bueno que haya niños para echarles la culpa”. Vamos, que hay que rehabilitare de las cosas que realmente te sobran, quitarte de los vicios que no tienes o no son tuyos y, eso sí, poder mostrar a dios y a los hombres una lista de vicios que has dejado por el camino (aunque nunca los hubieras tenido ni cogido). Pero, oye, la lista, eso es importante, ¡tener una buena lista!
    ¡Qué somos sino un poco de pequeños vicios!
    Sé de uno que se alejó del séptimo arte cuando todavía era cuarto o quinto, y puedo asegurarte que sigue en las nubes (que no “la nube”).
    Coge el curro, no expulses de todos tus entresijos neuronales ni a Wayne ni a Cooper, y mucho menos a Bogart o a las Hepburn, pero, ¡por dios!, ¡centrémonos en cuándo quedamos para tomar unas cervezas! (y más ahora con lo del ¡¡¡NUEVO CURRO!!!).

    • ildefonsogarcia febrero 4, 2014 a 2:30 pm #

      Joer, Julio, me he perdido entre vicios ocultos y nubes, ja ja. Gracias por el comentario y a ver si arreglamos lo de esas cervezas.

  3. Carmen febrero 7, 2014 a 5:41 pm #

    No estoy muy segura, pero te voy a dar la enhorabuena por tu nuevo curro. Creo que, aunque sea poco, si se mete el morro en algo siempre cabe la posibilidad de que se abran nuevas puertas. Seguro que tu lo consigues.
    Por otra parte, pienso igual que nuestro amigo Julio, no cierres el paso al cine. Hay que tener muy claro que es ficción (aunque no siempre se consigue) porque en algún momento uno necesita evadirse de “esta nuestra realidad”, y soñar con tener otra vida diferente aunque sólo sea durante hora y media. Al fin y al cabo, esta droga no es tan dura ¿no?.
    Bueno, me sigo apuntando a lo de las cervezas, además ahora hay cubos de birras baratitos…

    • ildefonsogarcia febrero 8, 2014 a 9:56 am #

      Carmen, uno no puede ni quiere dejar un vicio como el cine. ¿De qué íbamos a soñar, si no? Lo del trabajo, por lo menos, me dará para contar más cosas en este pequeño foro. Un beso y queda pendiente lo de esas cervezas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tienes mi palabra

Aunque esté todo perdido...

Buongiorno Coco!

Ideas, Looks, Coco tips, Mi mundo y más...

Mis desesperiencias

Aunque esté todo perdido...

Pollock of Light

Twitter: @lluisbusse

enero11

Literatura para romper el tiempo.

¥en

La vida es tirar una moneda al aire y antes de que caiga saber lo que quieres que salga.

RIOJANDO

Beberse la vida como si fuera un reserva

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

sperezm.wordpress.com/

Notas al margen

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

El bosque silencioso

Es el blog literario de Antonio Pavón Leal

incendios de nieve y calor

esto, trata de mi...

solgarcia15

A fine WordPress.com site

el justo miedo

el blog de Miguel Ors Villarejo

Caballitos de Troya

Otro sitio más de WordPress.com

9:30 | Están todos vivos

Por Miguel Máiquez

Tienes mi palabra

Aunque esté todo perdido...

Buongiorno Coco!

Ideas, Looks, Coco tips, Mi mundo y más...

Mis desesperiencias

Aunque esté todo perdido...

Pollock of Light

Twitter: @lluisbusse

enero11

Literatura para romper el tiempo.

¥en

La vida es tirar una moneda al aire y antes de que caiga saber lo que quieres que salga.

RIOJANDO

Beberse la vida como si fuera un reserva

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

sperezm.wordpress.com/

Notas al margen

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

El bosque silencioso

Es el blog literario de Antonio Pavón Leal

incendios de nieve y calor

esto, trata de mi...

solgarcia15

A fine WordPress.com site

el justo miedo

el blog de Miguel Ors Villarejo

Caballitos de Troya

Otro sitio más de WordPress.com

9:30 | Están todos vivos

Por Miguel Máiquez

A %d blogueros les gusta esto: