Archivo | estafa democrática RSS feed for this section

Eneko

8 Nov

sancho-053-72-bandera

Un servidor presume de sus amigos con talento. No es tan raro, supongo. Incluso a algunos padres les sucede con sus hijos. Lo de los amigos con talento, decía, es un poco como el fenómeno fan, pero en muy cercano, mucho más allá del libro o el disco firmado. Por eso te duelen mucho más las injusticias de las que son objeto, y hasta sientes un poco de celos cuando ves la solidaridad que despiertan entre personas sobrevenidas a tu ya lejana relación personal. Vale, me estoy liando, pero es parte de mi ‘contradictoriedad’ asumida, por eso últimamente le recuerdo a mi hija adolescente que no haga mucho caso de lo que digo, salvo que le indique lo contrario, claro está.

Uno de esos amigos con talento, con mucho talento, es Eneko las Heras, ese genio barbudo con suave acento venezolano y pulso de francotirador cuando apunta con sus dibujos contra lo más turbio de nuestra sociedad.

Durante los cientos de jornadas que hace una década compartimos en el periódico del que ahora le han podado, como quien corta una rama que se interpone ante la única vista hacia donde quieres mirar, Eneko flotaba distraídamente por la redacción desde primera hora de la tarde, con ese aire de genio despistado que gasta. Nunca parecía tener prisa, al contrario que el resto de la gente que nos afanábamos por plasmar al día siguiente la realidad en unas docenas de páginas con el mayor tino posible.

Aquel tipo de aire pausado y aspecto de naufrago se te acercaba bienhumorado, como dando un rodeo en su camino hacia tu mesa para no asustarte (o para darte unos segundos para la descompresión), y te preguntaba por los temas que llevabas ese día en la sección. Y uno, ante aquella excepción en medio del barullo de la actualidad por imprimir, le explicaba en qué página iba cada cosa.

CKxPJSdWEAARSB8.jpg large

Algunos días, sin embargo, te interrogaba sobre algún asunto que en días anteriores había ocupado un lugar destacado, pero que el avance del ruido había relegado ya a un triste breve, o quizá ni eso. No importaba, él lo volvía a poner en el escaparate. Al fin y al cabo, como dijo una vez el director de aquel periódico, actualidad es lo que los medios quieren que lo sea.

Al cabo de una hora más o menos, Eneko volvía con una nueva joya envuelta en formato de ‘cuadrado mágico’  o  ‘catenaccio’ (él sabe, cosas de nuestras conversaciones sobre fútbol, yo siempre pensando en blanco y él en cualquier otro color, al fin y al cabo es dibujante) y cualquiera que fuera el asunto, éste volvía a estar de ‘rabiosa’ actualidad gracias al genio de aquel tipo.

Porque Eneko siempre daba en el centro de la manzana, y eso lo reconocíamos hasta los que ese día preferíamos no tomar fruta. Y lo hacía con una sola flecha, como los buenos.

Ahora, sin embargo, parece que la nueva dirección del periódico donde trabajaba desde hace casi veinte años ha decidido no sólo despreciar las manzanas, supongo que por no ser de su excluyente gusto, sino directamente retirarlas del menú para que nadie más las pueda probar. Es el signo de los nuevos tiempos, el de las lentejas.

Para los que preferimos una dieta más variada, hay que recordar que Eneko va a seguir cocinando con su lápiz sus certeras denuncias contra el abuso de los poderosos, su codicia insaciable y su manejo del mundo como si fuera su cortijo.  Ellos, por su parte, seguirán repitiendo legumbres, y ahuyentando a sus lectores con su grosera aerofagia. Allá ellos.

Anuncios

Un cocktail raro

12 May

precariedad2

Me escribe por correo electrónico un antiguo y querido compañero del oficio, un excelente profesional y compañero. Buena gente, todavía en los primeros años de la treintena. Como tantos otros, lleva tiempo fuera de la rueda, expulsado del paraíso del trabajo remumerado o el empleo medio digno. Sus reflexiones me dejan muy tocado. Le pido permiso para reproducirlas aquí, no sin cierto pudor. Creo que es importante no olvidarnos de lo que sigue ocurriendo en este país, pese a que los que calzan las botas que nos pisotean pongan ese bochornoso e insultante empeño en negarlo:

“Mi día a día está un tanto marcado por altibajos emocionales donde a veces creo que todo es posible y otras, las más, me cubre el pesimismo más absoluto. He movido el CV y todas esas cosas que se hacen en esa situación y ni tan siquiera entrevistas”.

“Apenas he tenido tres encuentros, y dos nada relacionados con el periodismo, o no sustancialmente al menos, en los que me han llegado a decir cosas como que estaba demasiado preparado (sic) o a ofrecerme un mix ‘preparacontenidosalmismotiempoquecomercial’ demencial y en un tono cutre, imposible de compaginar de todas todas; me hizo gracia porque encima mi no rotundo (las cosas sé que no están para decir no, pero en algunas cosas mis principios son como diques) le dio pie a un “hay mucha gente interesada porque se va a sacar una pasta” (pero el proyecto, cosa curiosa, no sale todavía…)”.

“Frustrado, seguramente. Desencantado, con un punto amargado. Y todos estos adjetivos al final alimentan cierto poso de rencor en un contexto lleno de gurús, donde ves que en otros lados los inútiles que daban lecciones pero no apretaban teclas o, peor, no te dejaban hacer llamadas, siguen haciendo de las suyas por el mundo. No me puedo quitar cierta sensación de fracaso vital, por todo ello. De época equivocada, de camino equivocado… y de brújula rota que no encuentra el norte. Un cocktail raro”.

Todo mi ánimo y mi solidaridad a este compañero, y a otros tantos que sufren esta situación, amigos (unos cuantos, demasiados) y desconocidos (a millares, a millones). Yo he estado allí (y no descarto volver a estarlo). Sé lo que se siente. El desempleo no solo te roba tu fuente de ingresos, también socava tu identidad. No os dejéis. Podrá faltarnos trabajo digno, pero nunca dignidad. Ellos son los malos; nosotros, su amenaza.

PD. Me permito ilustrar esta entrada con una viñeta de El Roto, siempre un certero francotirador

Pájaros

26 Mar

buitre1

Bajo el ruido, el dolor y la confusión siempre fluye, eterna, la codicia. Como el magma bajo la corteza terrestre.

Desayunamos con un atentado, comemos con las aplicaciones que cada uno hace de éste según su ideología o intereses, y cenamos con la incompetencia, estupidez y desvergüenza de unos políticos indecentes que están en funciones para todo menos para cobrar.

Pero por detrás de la carta con nuestro menú basura de cada día continúa impresa la letra pequeña con las añagazas de los que nunca descansan para seguir tangándonos. Ellos son el dinero, y el dinero no maneja conceptos morales como la conciencia, el propósito de enmienda o la contrición.

No, los bancos hablan en términos de cláusulas suelo, preferentes, tarjetas black y esas cosas. Si les ha ido tan bien siempre con su lengua materna, ¿para qué van a aprender idiomas?

Por eso cuando mi mujer me dice que la han llamado del banco anunciándole una estupenda propuesta para nuestra hipoteca, lo primero que hacemos es mirar el diccionario de Banqués-Pringadés, para ver qué quiere decir “renegociar nuestro contrato para que nuestra cuota mensual se fije en tal y cual tanto por ciento y no esté sujeta a la subida del Euríbor, que en Estados Unidos ya están incrementándose los intereses y bla bla bla”.

La eficiente pero apremiante empleada del banco -en su llamada telefónica le dijo a mi mujer que la oferta sólo tiene un mes de vigencia -envía por correo electrónico el nuevo contrato. En el mail nos anuncian que “tras la reunión mantenida, en la que revisamos conjuntamente la condiciones actuales de su hipoteca, me complace adjuntarle la documentación relacionada con la operación”. ¿Reunión mantenida? ¿Revisamos conjuntamente? Uff, qué suerte tenemos de que nuestro banco vele tanto por sus clientes que hasta se reúna por ellos consigo mismo, en un prodigioso desdoblamiento. Como lo del Doctor Jeckyll y Mister Hyde, visualizo.

Vemos que con el nuevo trato nuestra cuota mensual se rebajaría en unos eurillos, menos de veinte. Y para los restos. Reconozco que el pringado que hay en mí sufre un cosquilleo de emoción. Sigo leyendo, sin embargo, y me topo con la serpiente, enroscada en torno al compromiso que me pide el banco a cambio de concederme esa propineja a mi carga mensual: con la firma de las nuevas condiciones debo renunciar a cualquier reclamación legal en el futuro por ese incómodo asuntillo de la cláusula suelo. Ellos lo exponen así:

“Como consecuencia de esta transacción el Cliente se compromete a desistir de cualquier reclamación y, en caso de ser necesario, a ratificar tal desistimiento, y a no reclamar contra el Banco o su grupo de empresas en virtud de las cláusulas relativas a las condiciones financieras de la Operación, en especial respecto del tipo de interés aplicable y la cláusula de limitación de variabilidad del tipo de interés , renunciando desde este momento y para el futuro a nada más pedir ni reclamar por dicho concepto en especial con relación a cualesquiera cantidades que hubiera percibido el Banco como consecuencia de la aplicaciónde la cláusula de limitación de variabilidad del tipo de interés”.

Lo que nuestro buen banco nos pide es que a cambio de una rebajilla al mes de nuestra cuota renunciemos a uno de nuestros derechos básicos como ciudadanos que supuestamente viven en democracia, como es el del recurso a la justicia. Total, una bagatela. ¿Para qué queremos derechos los pringaos?

No tienen remedio. Es su naturaleza, lo sé. La ley y la decencia son cosas de pobres. “Yo soy pobre, pero honrado”, decía un personaje en una viñeta tristemente hermosa del gran Chumy Chúmez, a lo que otro tipo le respondía: “Lo comprendo. Las desgracias nunca vienen solas”.

Así que de momento rechazo el pájaro en mano que me ofrecen, no sea que luego vengan ciento volando en forma de sentencia judicial (sí, de esos mismos jueces a los que nuestro banco amigo nos pide que renunciemos) que les obligue a devolvernos la mucha pasta que llevan varios años chorizándonos a costa de las cláusulas suelo. Algo que, a tenor de este pacto con el diablo que nos plantean, debe de ser más que posible. Pájaros, que vosotros sí que sois unos pájaros. Que os tenemos calaos.

Feliz 2016 en el planeta de los simios

28 Dic

El planeta de los simios

Una sencilla reflexión antes de desaparecer en las brumas del fin de año: la ‘patria’ no es propiedad ni patrimonio de nadie. No existe. Es una falacia que se usa desde que unos homínidos se pusieron sobre dos patas para imponer su voluntad sobre otros homínidos con menos armas. La patria, como dios, es una gilipollez que se han inventando unos monos para hacerles creer a otros monos que defienden cosas guay contra las que está muy feo discutir. Tan feo que los matan por ello, para que así los monos más remolones sepan a qué atenerse.

Y así seguimos. No hay dios, ni patria, ni ninguna otra mamarachada que nos venden cada día los que manejan los hilos de nuestras miserables vidas. Lo que digo es una simpleza, lo sé. Pero es una simpleza que hay que repetir constantemente para que los que habitamos el planeta de los simios lo podamos asimilar.

Es que estos días leo estas cosas como lo de la voluntad del pueblo, los constitucionalistas, la indivisibilidad de España y tal. Me gusta España, claro (unos días más que otros), es el sitio donde nací, crecí y vivo, y me gustaría que siguiéramos todos juntos, trabajando para mejorar nuestras vidas en común. Pero me la pela el rollo de una grande y libre, la verdad. Es algo que en realidad no ha hecho más que daño a lo largo de los últimos siglos. Si alguien no quiere seguir aquí, me parece justo que decida. No puede obligarse a alguien a pertenecer por la fuerza a algo. Otra cosa es lo que me parezcan sus razones para ello.

En cualquier caso, lo que estoy viendo estos días con los supuestos defensores de la patria tratando de apretar filas para favorecer a los de siempre me parece repugnante. Millones de personas hemos votado en España para que las cosas cambien, y tenemos que leer todos los putos días en los periódicos del régimen que somos antisistema.Votamos como cualquiera, expresamos nuestra opinión, y os parecemos antisistema.

¡Qué cojones de democracia es ésta en la que millones de votos os parecen inválidos por no elegir lo que los que mueven los hilos quieren! ¿Hasta cuándo pensáis que podréis sostener este patético chiringuito?

Feliz 2016 a todos en el planeta de los simios.

Demasiadas palabras

Vejer en las hemerotecas y libros digitales

Tienes mi palabra

Aunque esté todo perdido...

Buongiorno Coco!

Ideas, Looks, Coco tips, Mi mundo y más...

Mis desesperiencias

Aunque esté todo perdido...

Pollock of Light

Twitter: @lluisbusse

enero11

Literatura para romper el tiempo.

¥en

La vida es tirar una moneda al aire y antes de que caiga saber lo que quieres que salga.

RIOJANDO

Beberse la vida como si fuera un reserva

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

El bosque silencioso

Es el blog literario de Antonio Pavón Leal

incendios de nieve y calor

esto, trata de mi...

solgarcia15

A fine WordPress.com site

el justo miedo

el blog de Miguel Ors Villarejo

Caballitos de Troya

Otro sitio más de WordPress.com

Demasiadas palabras

Vejer en las hemerotecas y libros digitales

Tienes mi palabra

Aunque esté todo perdido...

Buongiorno Coco!

Ideas, Looks, Coco tips, Mi mundo y más...

Mis desesperiencias

Aunque esté todo perdido...

Pollock of Light

Twitter: @lluisbusse

enero11

Literatura para romper el tiempo.

¥en

La vida es tirar una moneda al aire y antes de que caiga saber lo que quieres que salga.

RIOJANDO

Beberse la vida como si fuera un reserva

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

El bosque silencioso

Es el blog literario de Antonio Pavón Leal

incendios de nieve y calor

esto, trata de mi...

solgarcia15

A fine WordPress.com site

el justo miedo

el blog de Miguel Ors Villarejo

Caballitos de Troya

Otro sitio más de WordPress.com

Demasiadas palabras

Vejer en las hemerotecas y libros digitales

Tienes mi palabra

Aunque esté todo perdido...

Buongiorno Coco!

Ideas, Looks, Coco tips, Mi mundo y más...

Mis desesperiencias

Aunque esté todo perdido...

Pollock of Light

Twitter: @lluisbusse

enero11

Literatura para romper el tiempo.

¥en

La vida es tirar una moneda al aire y antes de que caiga saber lo que quieres que salga.

RIOJANDO

Beberse la vida como si fuera un reserva

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

El bosque silencioso

Es el blog literario de Antonio Pavón Leal

incendios de nieve y calor

esto, trata de mi...

solgarcia15

A fine WordPress.com site

el justo miedo

el blog de Miguel Ors Villarejo

Caballitos de Troya

Otro sitio más de WordPress.com