Tag Archives: navidad

¿Y si toca?

13 Nov

Gilipollas de Navidad

¿Y si es verdad que hay un dios, y un cielo, y un infierno? ¡No jodas, vete a saber! Haz lo que te dicen… ¿Y si toca? ¿Vas a ser el pringao que ponga las ojeras y las lágrimas frente al jolgorio del bar de la esquina? Hay que creer, hermano, y para eso pasar por caja, que para eso Hacienda, que somos todos, se lleva el veinte por ciento.

Así que no jodas más y malgasta esa mierda de dinero que no tienes en comprarnos lotería, a ver si encima de pasarlas putas para pagar la calefacción con la que apenas os calentaréis este invierno, o para cumplir con esas tasas infladas de IBI, o de recogida de basuras cada vez más residual, vas a ser el tonto del culo ese del anuncio, el que se toma el café mientras sus vecinos descorchan los espumosos. ¿O es que eso te pondría más feliz?

Y no te quejes, coño, que este año te hemos hecho un anuncio bien bonito, con su musiquita -que te pone la carne de gallina-, su nieve -como la de las películas de Capra y James Stewart-, su Barrio Sésamo, su gentecita guay, como la de tu peñita… No como el del año pasado, del que tanto te reíste.

Seguro que te has emocionado un poco, que te conocemos. Si es que en el fondo eres un sensiblón. Pero no te confíes, porque en la vida real no va a haber ningún camarero gordo y bonachón que te guarde ese décimo que deberías haber comprado. Pasa por caja, querido, que te quedarás mucho más tranquilo. No dirás que esta Navidad no nos lo hemos currado.

Y mira que nos ha costado algún disgustillo, como el de ese otro tolai que dice que nos hemos aprovechado de él por no sé qué hostias de que no le hemos pagado, como si eso tuviera importancia en el mundo de las ilusiones. Siempre hay gente que no entiende nada.

Porque aquí no se trata de que te paguen ni nada, hombre. ¿Es que no has visto el anuncio? Hay que creer, confiar, tener ilusiones. No os dejéis embaucar por los imputados que pueblan vuestras informaciones diarias. Son sólo alucinaciones provocadas por la falta de fe. Creed, amigos, y quizá algún día os veréis como esa buena gente del anuncio.

Nosotros os lo deseamos de todo corazón, porque, entre otras cosas, disfrutaremos de ese veinte por ciento de vuestra ilusión, tan merecida, sobre todo por nosotros, que tanto hacemos por vuestro bienestar. Felices fiestas, hombre, y enhorabuena por anticipado. Y no os cortéis con nuestro anuncio: llorad, llorad, que nos ha quedado la mar de bonito, y bien ganadas que tenéis esas lagrimillas. ¡Qué buena gente sois!

Y sí, es verdad, seguiremos vaciando vuestros bolsillos (y depositando vuestras ilusiones en nuestras cuentas en paraísos fiscales), pero no nos negaréis que estas navidades seguro que os acordáis de recordarle a alguno de vuestros amigos más pobretones (por haber vivido por encima de sus posibilidades) que compre algún decimillo de lotería. Que no fastidie, puñetas, que Hacienda somos todos. ¿O queréis que se os quede la jeta de desgraciao del tipo del anuncio?

Por cierto, ¿a ese le hemos pagao?

@ildefonsogr

Anuncios

Regale un megusta por Navidad

11 Dic

me-gusta

Ya está aquí otra vez la Navidad, y no sé si las muñecas de Famosa se siguen acercando a pasitos al portal (a ese ritmo parecía que no querían llegar nunca, en realidad), si vuelven a casa o si, por el contrario, sus padres siguen pendientes de oír la cerradura de casa que deberían haber abierto a las dos, a las tres a más tardar, las muñecas y los muñecos. Si os ha gustado este comentario, dadle al me gusta, o compartidlo.

Yo, por ejemplo, como son casi las entrañables fechas, le he dado estos días un montón de megusta a cosas que publican mis amigos en las redes sociales (todos muy merecidos, por supuesto), que es donde me encuentro últimamente con ellos. Por eso el otro día le tuve que decir a una prima con la que he quedado en la vida real un par de veces en el último mes que teníamos que dejar de vernos en los bares, porque íbamos a perder el contacto en el Facebook de tanto tomar cañas juntos mientras atendíamos por separado a nuestros contactos a través del guasap. Ella me dijo que le parecía bien, pero que prefería que se lo dijera en el Face, para poder darle al botón del megusta y contestarme como era debido.

Así que me he recluido otra vez en mi muro, porque como en el muro de uno no se está en ningún sitio. Y es que, como el propio nombre indica, un muro te protege y te hace fuerte (si os gusta esto, dadle otra vez al botón). Un buen muro y un F5 ágil hacen la vida mucho más satisfactoria. Es bonito vivir en un muro, y enfadarse y desenfadarse a través de él con los viejos amigos. Porque, ¿no es emocionante recibir un megusta de alguien con el que te habías enemistado hace tiempo? ¿Y devolverlo tú al poco, como quien devuelve una sonrisa a una antigua novia con la que no te hablabas?

Y no cuesta nada darle al megusta, y da mucha alegría. Por el contrario, es muy triste enfrentarte a una Navidad sin que nadie te diga megusta o comparta tus cosas del muro. El otro día, mi mujer, mismamente, me preguntó dolida que por qué nunca le daba megusta a sus cosas, y sí al resto de mis amigas en el Facebook (ahora trato de darle en seguida al megusta con las cosas que ella publica, porque a veces tengo que salir de mi muro a la hora de la cena y encontrarme con ella cara a cara)

Es curioso el mundo del megusta, la verdad. Porque en ocasiones le damos al botón aunque no nos guste nada una cosa, pero lo hacemos por cortesía, o porque antes ese amigo le dio al megusta con una cosa tuya. Otras veces nos gustaría darle al megusta a algo, pero nos da corte que otros amigos que también nos gustan vean que nos gustan cosas que a ellos no les gustarían. Qué lío. Es difícil armonizar los megusta en tu muro a veces. Son peligrosos los muros cruzados, qué gracia (dadle al megusta si os gusta esta ocurrencia).

Con todo, los megusta son mucho mejores que las postales que antes se mandaban por estas entrañables fechas, los Christmas con los que nuestros padres empezaron a usar el inglés sin necesidad de ir a la Mangold. Porque recibir Christmas daba mucha alegría, es verdad, pero también mucho trabajo y compromiso, y costaban dinero. Y esto sí que me gusta, transmitir amistad y amor de una manera tan fácil y barata. Así que, queridos amigos, recibid un cariñosísimo megusta de éste que os quiere y pasad unas bonitas fiestas en vuestros muros, e incluso fuera de ellos, si no os queda más remedio.

En twitter, @ildefonsogr

Demasiadas palabras

Vejer en las hemerotecas y libros digitales

Tienes mi palabra

Aunque esté todo perdido...

Buongiorno Coco!

Ideas, Looks, Coco tips, Mi mundo y más...

Mis desesperiencias

Aunque esté todo perdido...

enero11

Literatura para romper el tiempo.

¥en

La vida es tirar una moneda al aire y antes de que caiga saber lo que quieres que salga.

RIOJANDO

Beberse la vida como si fuera un reserva

sperezm.wordpress.com/

Poesía, historias breves, libros

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

El bosque silencioso

Es el blog literario de Antonio Pavón Leal

solgarcia15

A fine WordPress.com site

el justo miedo

el blog de Miguel Ors Villarejo

Caballitos de Troya

Otro sitio más de WordPress.com

9:30 | Están todos vivos

Por Miguel Máiquez

siemprequedamolestar

Aunque esté todo perdido...

Demasiadas palabras

Vejer en las hemerotecas y libros digitales

Tienes mi palabra

Aunque esté todo perdido...

Buongiorno Coco!

Ideas, Looks, Coco tips, Mi mundo y más...

Mis desesperiencias

Aunque esté todo perdido...

enero11

Literatura para romper el tiempo.

¥en

La vida es tirar una moneda al aire y antes de que caiga saber lo que quieres que salga.

RIOJANDO

Beberse la vida como si fuera un reserva

sperezm.wordpress.com/

Poesía, historias breves, libros

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

El bosque silencioso

Es el blog literario de Antonio Pavón Leal

solgarcia15

A fine WordPress.com site

el justo miedo

el blog de Miguel Ors Villarejo

Caballitos de Troya

Otro sitio más de WordPress.com

9:30 | Están todos vivos

Por Miguel Máiquez

siemprequedamolestar

Aunque esté todo perdido...