Archivo | veraneo RSS feed for this section

Vacaciones por molestar

31 Ago

Turismo

En un país donde aproximadamente cinco millones de personas no tienen trabajo, y donde muchas de las que lo tienen también carecen (casi) de sueldo y de un amplio catálogo de derechos laborales de los que hasta hace poco se consideraban básicos, hablar en público de vacaciones exige antes aclarar que no existe ánimo alguno de ofender.

Precisado este punto, el caso es que recientemente tuve el privilegio de contar con un par de semanas seguidas de asueto. Fijadas y acordadas con mi jefe al menos con dos meses de antelación. El día anterior a mi libertad provisional, éste se lamentó sinceramente de que mi permiso llegara en un pésimo momento para la actividad del departamento. Qué mala suerte. Meses y meses de ardua labor y justo decido tomarme el descanso en la quincena que más podía menoscabar los intereses de la casa. El trabajador y su proverbial egoísmo, pensé para mis adentros, pero sin atreverme a manifestarlo en público.

Como le expliqué que ya tenía pagado el apartamento en la playa, mi jefe me sugirió que, de todas formas, podría dedicarle todos los días un ratito a echar un vistazo a mi correo electrónico, actualizar algunas cositas en la web, etcétera. En este punto se mostró muy comprensivo, desde luego, y mucho más flexible que cuando me recuerda todas las horas que figuran cada semana en mi contrato y que debo cumplir escrupulosamente. Para eso está firmado, me alecciona con toda razón. Por eso sentí un hondo pesar cuando le dije que iba a veranear en el siglo XX, en mi pueblo serrano, y que allí no tenía más guasa(p) que la de los viejos chistes de mi amigo Juanillo.

El caso es que me fui con mala conciencia. Porque, hoy en día, tener vacaciones es una indelicadeza imperdonable, una total carencia de compromiso con nuestras empresas, creo yo, con lo mal que lo han pasado y lo siguen pasando. Y no digamos ya si estas vacaciones implican la desconexión del currela con la fuente de calor de su plato de lentejas; si aquéllas se prolongan durante más de una semana; o si, en el colmo de la provocación, alcanzan hasta unos indeseables 21 días (de los periodos de un mes, como en la época de los Alcántara, ya ni hablo, por puro pudor). Provocación, desinterés y, por qué no decirlo, mala leche (por nuestra parte, claro está).

Lo curioso de este asunto es que el mío no es un caso excepcional de mala suerte, ya que he podido comprobar, hablando con otros privilegiados como yo, que sus pequeñas vacaciones también han venido a coincidir con los periodos que más podían hundirle la vida a sus jefes. Ni hecho aposta, vamos. Así que de este modo andamos unos cuantos, preocupados y casi arrepentidos de haber dejado nuestros negociados en la estacada a cambio de un par de semanas de pueblo o playa.

Pero también un poquillo orgullosos, en el fondo, por qué no decirlo, de saber que nuestra breve ausencia tanto perjudica al devenir de nuestras empresas, para las que sin duda resulta mucho menos traumático echarnos a la puta calle, ERE mediante, que sufrir nuestra ausencia durante tres o cuatro semanas al año. Debe de ser por eso de que es mejor una vez rojo que ciento amarillo. Digo.

Y eso que todavía me acuerdo de aquellas vacaciones de la existencia de antes del móvil, la crisis, la prima de riesgo y el FMI. Esos periodos en los que la vida laboral quedaba en suspenso hasta la fecha acordada, en los que el trabajador sólo tenía que preocuparse de gestionar su metro cuadrado en la playa o sus relaciones con el cuñado o la suegra. Y a nadie le parecía raro, ni antisistema, ni siquiera una desconsideración hacia nuestros empleadores, que ahora nos suspiran con el lamento contenido en la mirada cuando les recordamos que el lunes comienzan nuestros permisos (como todavía dicen nuestros mayores). “¿Pero otra vez? ¿Aún le quedan? ¡Joder, cómo genera la peñita vacaciones!”, le soporté gruñir una vez a un chusco capataz de redacción cuando le comuniqué que una redactora de mi sección osaba tomarse la semana siguiente. La misma redactora que llevaba un mes sin librar. Claro, que de eso el capataz ya no debía de acordarse, el pobre.

Decía que entonces -antes incluso de los años de la vida por encima de nuestras posibilidades- no disfrutábamos de la recuperación económica que tenemos ahora, ni de la marca España, ni de las conexiones wifi ni el cuatrojé. Entonces, en realidad, éramos unos insensatos y unas bestias embrutecidas a golpe de acumular días seguidos de ocio, lanzar miradas a las extranjeras en tetas de la playa y disputar partidas de parchís.

Por eso hoy, todavía contrito por el hueco que mi ausencia dejó en mi departamento durante esas dos semanas, cuando miro mi calendario y compruebo con angustia que aún me queda este año otra semana de vacaciones, no sé dónde meterme. Bien sabe el mercado que soy un trabajador leal, comprometido y, sobre todo, baratito, y que está lejos de mi intención hacer daño o poner tristes a mis jefes. Pero hay algo maligno en mí -ellos lo saben- que a la mínima ocasión me forzará, inevitablemente, a volver a fijar esa semana en el peor momento posible para mi actividad.

Como en la fábula del escorpión y la rana, es mi naturaleza.

Tienes mi palabra

Aunque esté todo perdido...

Buongiorno Coco!

Ideas, Looks, Coco tips, Mi mundo y más...

Mis desesperiencias

Aunque esté todo perdido...

Pollock of Light

Twitter: @lluisbusse

enero11

Literatura para romper el tiempo.

¥en

La vida es tirar una moneda al aire y antes de que caiga saber lo que quieres que salga.

RIOJANDO

Beberse la vida como si fuera un reserva

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

sperezm.wordpress.com/

Notas al margen

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

El bosque silencioso

Es el blog literario de Antonio Pavón Leal

incendios de nieve y calor

esto, trata de mi...

solgarcia15

A fine WordPress.com site

el justo miedo

el blog de Miguel Ors Villarejo

Caballitos de Troya

Otro sitio más de WordPress.com

9:30 | Están todos vivos

Por Miguel Máiquez

Tienes mi palabra

Aunque esté todo perdido...

Buongiorno Coco!

Ideas, Looks, Coco tips, Mi mundo y más...

Mis desesperiencias

Aunque esté todo perdido...

Pollock of Light

Twitter: @lluisbusse

enero11

Literatura para romper el tiempo.

¥en

La vida es tirar una moneda al aire y antes de que caiga saber lo que quieres que salga.

RIOJANDO

Beberse la vida como si fuera un reserva

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

sperezm.wordpress.com/

Notas al margen

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

El bosque silencioso

Es el blog literario de Antonio Pavón Leal

incendios de nieve y calor

esto, trata de mi...

solgarcia15

A fine WordPress.com site

el justo miedo

el blog de Miguel Ors Villarejo

Caballitos de Troya

Otro sitio más de WordPress.com

9:30 | Están todos vivos

Por Miguel Máiquez

Tienes mi palabra

Aunque esté todo perdido...

Buongiorno Coco!

Ideas, Looks, Coco tips, Mi mundo y más...

Mis desesperiencias

Aunque esté todo perdido...

Pollock of Light

Twitter: @lluisbusse

enero11

Literatura para romper el tiempo.

¥en

La vida es tirar una moneda al aire y antes de que caiga saber lo que quieres que salga.

RIOJANDO

Beberse la vida como si fuera un reserva

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

sperezm.wordpress.com/

Notas al margen

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

El bosque silencioso

Es el blog literario de Antonio Pavón Leal

incendios de nieve y calor

esto, trata de mi...

solgarcia15

A fine WordPress.com site

el justo miedo

el blog de Miguel Ors Villarejo

Caballitos de Troya

Otro sitio más de WordPress.com

9:30 | Están todos vivos

Por Miguel Máiquez